La infección genital por clamidia

La infección genital por clamidia es una infección de transmisión sexual (ITS) relativamente frecuente dentro de este tipo de trastornos y una de las más graves, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis (una clamidia) y que afecta a la uretra en los hombres y la vagina y el cuello uterino en las mujeres. Afecta más a mujeres que a hombres, y además en ellas suele ser asintomática. Si no se trata a tiempo con antibióticos existe la posibilidad de que evolucione a problemas más graves de la salud, como una enfermedad inflamatoria pélvica (MIP), un epididimitis en los testículos, o, en algunos casos, artritis (inflamación y dolor de las articulaciones) que puede ir acompañada de erupción cutánea, inflamación de los ojos y de la uretra (síndrome de Reiter). También puede a la larga extenderse a los genitales internos, y así llegar a causar esterilidad en los hombres e infertilidad en las mujeres.

La clamidia puede infectar también, tanto a hombres como a mujeres, el recto, el ano y la faringe. Esta última no da ningún síntoma pero puede contagiar la infección a otras personas por sexo oral sin condón.

728px-recognize-chlamydia-symptoms-for-women-step-1-version-3

síntomas

Los síntomas a menudo son similares a los de la gonorrea.  En la infección genital por clamidia los síntomas pueden tardar varias semanas en aparecer después del contagio y, sobre todo en la mujer, puede ser asintomática y pasar desapercibida; en este caso, al no ser diagnosticada ni tratada a tiempo, la infección puede dejar importantes secuelas en su salud, como esterilidad o enfermedad inflamatoria pélvica crónica.

Para saber si una persona tiene infección genital por clamidia es necesario que se haga pruebas diagnósticas específicas (análisis de orina, análisis de secreciones uretrales o vaginales). Con este tipo de pruebas se pueden diagnosticar la mayoría de infecciones por clamidia, tanto las que dan síntomas como las que son asintomáticas.

contagio

La infección genital por clamidia puede transmitirse durante las relaciones sexuales (orales, vaginales o anales) no protegidas (es decir, sin condón) con una persona infectada. Es posible que una persona infectada por clamidia no dé ningún síntoma, y por tanto puede no saber que lo está, pero igualmente puede transmitir la infección durante las relaciones sexuales. También existe una vía de transmisión por contacto con mucosas de los ojos.

Una persona que ha tenido infección genital por clamidia puede volverse a infectar si se expone a la infección a través de relaciones sexuales no protegidas, aunque haya recibido tratamiento y se haya curado de un episodio previo.

También se puede transmitir de madre a hijo durante el parto, si la mujer embarazada está infectada por clamidia. Cuando una mujer embarazada padece una infección genital por clamidia y no recibe tratamiento, su hijo tiene riesgo de nacer de forma prematura o bien presentar conjuntivitis o neumonía al poco tiempo de haber nacido, por transmisión de la infección por clamidia en el bebé durante el parto al pasar éste por la vagina de su madre.

slide_45

diagnostico

Algunas de las pruebas se pueden realizar recogiendo una muestra de orina, mientras que para otras pruebas hay que obtener muestras de dentro de la uretra (en el hombre), de dentro del cuello de la matriz (en la mujer) o bien del recto o de la faringe. De todos modos, a la infección por clamidia aparece típicamente un flujo similar al pus, que puede o no salir teñido de sangre, así, para su diagnóstico sólo es necesario analizar el pus.

Dado que muy a menudo la infección genital por clamidia es asintomática en la mujer, en algunos países se recomienda la detección periódica de infección por clamidia en las mujeres jóvenes (de 25 años o menos) sexualmente activas ya las mujeres de más edad que puedan estar en situación de riesgo de infección (si tienen una pareja sexual nueva o tienen múltiples parejas sexuales), a fin de diagnosticar y tratar esta infección lo antes posible. También se recomienda hacer la prueba de detección de la infección genital por clamidia en la mujer embarazada.

tratamiento

La infección genital por clamidia se cura fácilmente con la toma de antibióticos por vía oral. También se recomienda que la pareja o parejas sexuales de una persona que tenga infección genital por clamidia haga una visita médica para ser valorada y para que pueda recibir el tratamiento antibiótico correspondiente.

Igualmente se recomienda no tener relaciones sexuales hasta estar seguros de que la infección genital por clamidia se ha curado.

gr1

prevención

La infección genital por clamidia puede transmitirse durante las relaciones sexuales (orales, vaginales o anales) no protegidas con una persona infectada. La utilización correcta del preservativo en todas las prácticas sexuales (vaginales, anales y orales) reduce el riesgo de transmisión de la infección por clamidia.

El tratamiento con antibióticos de la pareja o parejas sexuales ayuda a evitar una posible reinfección en la persona que la ha presentado y también ayuda a prevenir que se infecten otras personas. Por esta razón, la persona que ha sido diagnosticada y tratada por una infección genital por clamidia debería hacerlo saber a su pareja o parejas sexuales recientes para que se hagan las pruebas diagnósticas y reciban el tratamiento adecuado.

Las personas infectadas por clamidia que no presentan síntomas pueden transmitir la infección a otras personas sin saberlo; por eso, cuando una persona sospecha que puede haberse expuesto a esta infección de transmisión sexual o alguna otra durante sus prácticas sexuales, debe visitar al médico para que valore su caso, le pida las pruebas diagnósticas pertinentes y le prescriba el tratamiento adecuado.

incidencia

En principio, las complicaciones de la infección por clamidia en los hombres son poco frecuentes, en 1999 en Cataluña el 72% de casos afectaba mujeres. Las chicas adolescentes y las mujeres jóvenes sexualmente activas tienen un riesgo más elevado de infectarse por clamidia por razones anatómicas: al ser jóvenes aún no tienen bien desarrollado el cuello de la matriz.En ambos sexos, el grupo de edad más declarado en Cataluña durante el periodo de 1993 a 1998, con un total de 181 casos, estuvo el comprendido entre 25 y 29 años, seguido por los de 30 a 34 años y 20 a 24 años .  En Cataluña, la tasa de incidencia de infección genital por clamidia por cada 100.000 habitantes fue de 3,3 casos en 2000, junto al síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida esta cifra de infecciones a hido en aumento

Las personas que presentan infección genital por clamidia tienen más riesgo de contraer otras infecciones, como gonococia o VIH.

Otras enfermedades causadas por clamidias

La clámidia puede causar otras infecciones, como por ejemplo psitacosis, tracoma, uretritis y afecciones al ganado.Otra enfermedad de transmisión sexual debido a clámide es el linfogranuloma venéreo, que ataca sobre todo los hombres que tienen sexo con hombres.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*